igualdad salarial Paraguay

Foto de Paraguay.com

“Nuestro trabajo vale” repiten insistentemente las trabajadoras domésticas en el mundo. ¡Y el congreso de Paraguay las oyó!, y sancionó el primero de julio de 2019 la modificación del artículo 10 de la Ley de Trabajo Doméstico; acto seguido, el presidente de la República Mario Abdo Benítez la promulgó, con lo que desde ahora “trabajadores y trabajadoras domésticas se beneficiarán del régimen de salario mínimo legal”.
Es decir, como en Colombia, a las personas que realicen labores domésticas y de cuidado se les debe pagar por lo menos el salario mínimo o calcular su salario por días con base en este, unos 353 dólares, al cambio. Antes, solo se les reconocía una parte del salario mínimo.
Estamos ante una nueva victoria histórica de las empleadas domésticas en Latinoamérica, que gracias a su organización, han logrado cambios legislativos en distintos países, en pro del respeto y reconocimiento de sus derechos laborales y humanos. Por eso cabe anotar que en Paraguay la Ley del Trabajo Doméstico que fue modificada, también se aprobó en 2015, en parte, gracias al esfuerzo de organizaciones como Sintradespy, Sintradi y Empleo Doméstico Paraguay.

Así lo reportó El Espectador: Logro histórico de las empleadas domésticas en Paraguay: tendrán salario mínimo


El gran reto

Kelly Agüero, portavoz del Sindicato de Trabajadoras del Servicio Doméstico del Paraguay (Sintradespy), además de celebrar la decisión, recalcó que la reglamentación de la ley no debe suponer un descenso en el nivel de empleo en el sector en el que trabajan cerca de 230.000 mujeres, por el contrario, resaltó la importancia de la formalidad laboral a la hora de recaudar impuestos. Precisamente, ahí está el reto: ¿cómo pasar del papel (la ley) a la realidad?

Medios de Paraguay informan que el Ministerio del Trabajo y del Instituto de Previsión Social (IPS) están trabajando juntos en el desarrollo de un sistema informático en el que la gente pueda cargar las horas de trabajo y automáticamente se calcule cuánto es el aporte a realizar por salario y prestaciones sociales. Este puede ser un modelo para Colombia, donde aún no hay una herramienta del sector público para la gestión del trabajo doméstico. En 30 días, plazo que tienen para la reglamentación y puesta en marcha, lo sabremos.

También puede ver esta nota sobre avances en México: Seguridad social para trabajadoras del hogar mexicanas, gran avance y gran reto

 

Julio 2019.