Menú Principal

Voces nuestras

Foto: Vocesnuestras.org

Esta parecerá una noticia de otra época, pero no lo es. Esto ocurrió –apenas- el 14 de mayo de 2019: el congreso mexicano aprobó la propuesta de otorgarles a las trabajadoras del hogar, cocineros, niñeras, jardineros y cuidadores del país derechos laborales básicos, como contrato laboral escrito, salario mínimo, horas de trabajo limitadas, seguridad social, bonos pagados, licencia por embarazo y vacaciones remuneradas.

Esta es una victoria para las trabajadoras del hogar mexicanas que se han organizado para visibilizar su situación y exigir sus derechos. Es obra de mujeres como Marcelina Bautista, indígena mixteca, líder de las más de 2,3 millones de empleadas del hogar en su país y fundadora del Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar. (Conozca aquí su historia)

En México hay mas de 2 millones de empleadas domésticas, siendo uno de los países con mayor cantidad en el mundo, y el sector no era reconocido como parte del mercado laboral formal, por lo tanto no tenían derecho por ley a las prestaciones sociales.

Este país continúa sin adoptar el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo –OIT, para trabajadores y trabajadoras domésticas, sin embargo, desde Colombia, celebramos este gran avance en el Congreso, y esperamos que adopten los mecanismos necesarios para que lo legislado pase del papel a la vida real de las trabajadoras domésticas y sus familias.

En México saben que este reto no será fácil de cumplir. La defensora de los derechos humanos y analista política, Maite Azuela (agremiación de empleadores/as de trabajadoras domésticas de México), advirtió en una entrevista con The New York Times que “Sin duda, será necesario un cambio cultural gradual. No ocurrirá de la noche a la mañana. Para que la ley tenga efectos reales, añadió, se requerirá de más legislación, pues deberán establecerse procedimientos para exigir su cumplimiento, así como un programa de puesta en marcha”. Esto es algo que hemos comprobado ampliamente en Colombia, donde a pesar de la ratificación del Convenio 189 de la OIT en el 2014, y de contar con la legislación que reconoce sus derechos laborales, los avances en la formalización son mínimos, insuficientes.

Cifras sobre el trabajo doméstico en México, según el consejo Nacional para Prevenir la Discriminación –CONAPRED:

  • 8 de cada 10 no están afiliadas al seguro social.
  • 8 de cada 10 no tienen pensión de retiro.
  • 7 de cada 10 son de ascendencia indígena.
  • 7 de cada 10 no tienen ninguna prestación formal.
  • El 75% ganan menos de dos salarios mínimos; el 30% ganan menos de uno.
  • 9 de cada 10 no tienes contrato por escrito.

Mayo de 2019